Make your own free website on Tripod.com

ANTRAX (anexo1)

El temido ÁNTRAX

clic para ampliar

El Ántrax es esencialmente una enfermedad bacteriana de los animales  les tanto domésticos como salvajes y particularmente de animales herbívoros.

La desinfección de artículos contaminados puede realizarse con 0,05% de solución hipoclorita. La destrucción de las esporas requiere una esterilización con vapor. La máscara protectora contra agentes químicos bacteriológicos es efectiva contra la inhalación de todos los de la Guerra Biológica."

 Los seres humanos pueden infectarse accidentalmente por el contacto con animales enfermos,  su piel, su pelo ó sus excrementos. Muchas veces especies de animales y pájaros pueden contraer la enfermedad naturalmente.

En los seres humanos el ántrax es muy raro; el riesgo de contagio de la infección es alrededor de 1/100.000. La forma  más común que presenta la enfermedad en los humanos es el ántrax cutáneo, el cual se contrae generalmente a trasvés de una lesión cutánea o de las membranas mucosas. Las esporas del suelo, de un animal infectado o de un animal muerto se inoculan a trasvés de un rasguño o excoriación menor, generalmente en una parte expuesta de la cara, cuello o  brazos. Las esporas germinan, las células vegetales se multiplican, y se desarrollan un característico edema gelatinoso en el lugar. Este edema se transforma en una pápula en 12 a 36 horas después de la infección. La pápula se convierte rápidamente en una vesícula, luego en una pústula (pústula maligna), y finalmente en una úlcera necrótica desde la cual la infección puede diseminarse, y producir una septicemia (Antracemia). Una tumefacción linfática también puede ocurrir en un plazo de siete días. En casos graves donde finalmente la infección se extiende al torrente sanguíneo, la enfermedad es generalmente fatal.

El Ántrax y la Guerra Bacteriológica 

Las fuerzas militares estadounidenses han sido vacunadas recientemente contra el ántrax, lo que refleja la preocupación ante la eventual exposición a las esporas de  ántrax. Irak, Rusia y no menos de diez naciones tienen la capacidad de cargar esporas de Bacillus anthracis en las armas. Las esporas de Bacillus anthracis pueden ser producidas y almacenadas en forma seca, y permanecer por décadas sin perder su potencial en un depósito ó después de haber sido esparcidas. Cuando se esparcen las  esporas,  éstas se dispersan fácilmente en el aire para que las tropas indefensas ( o civiles que se encuentren en la dirección del vientos) las inhalen, y pueden permanecer en el suelo por muchos años. Aparentemente, las  esporas de ántrax son unas de las mejores opciones de arsenal para la guerra biológica.

El siguiente es un extracto del Manual de la Armada de EEUU sobre Medicina Operacional y Mantenimiento de la Fota (US Navy Manual on Operational Medicine and Fleet Supports) titulado Recomendaciones del Departamento de Defensa para la Guerra Biológica.“La enfermedad del Ántrax es causada por la bacteria  Bacillus anthracis. El ántrax se encuentra normalmente en ovejas, ganados vacunos y caballos,  pero puede ser transmitido a los seres humanos por contacto con animales infectados o ,sus productos. Generalmente los seres humanos contraen la enfermedad por el contacto cutáneo con la bacteria o por la inhalación de las esporas bacterianas que se encuentren en la lana de oveja. Como un agente de guerra biológica (GB), se considera que una nube de esporas de Ántrax sería dispersada en un  lugar estratégico para ser inhalada por el personal militar bajo ataque. Como tal, los síntomas de la enfermedad surgidos de una guerra biológica serían los mismos que aquellos que se prevén por la inhalación de esporas, en oposición a aquellos previstos por el contacto cutáneo o la ingesta de la bacteria. 

Síntomas

Entre 1 -6 día'.s después de haber inhaladas las esporas de Bacillus anthracis comenzarán gradualmente síntomas no específicos de la enfermedad tales como fatiga, fiebre, malestar en el pecho y posiblemente tos seca. Los síntomas mejorarán por unas horas o 2-3 días. Luego, empezarán repentinamente los problemas de respiración, transpiración profusa, cianosis, coloración azulada de la piel y shock e incluso la muerte en 24-36 horas.

Estos son esencialmente los síntomas de la enfermedad de los cardadores  de lana (Ántrax pulmonar), la cual es  causadla por la inhalación de las esporas del Bacillus anthracis más que por el contacto con la bacteria a través de la piel. El contacto cutáneo es la forma de presentación del Ántrax más “naturalmente” común, y se caracteriza por tumefacciones y forúnculos en la piel. Los síntomas que aparezcan en la piel no serán necesariamente previstos en caso de Ántrax resultante de esporas inhaladas en guerra biológica.  

Contramedidas Médicas 

Existe  una vacuna autorizada del Ántrax humano que consiste en una serie de seis dosis con revacunación anual. La primera vacuna de la serie debe administrarse por lo menos cuatro semanas antes de la exposición a la enfermedad. Esta vacuna protege contra el Ántrax adquirido  a través de la piel en un ambiente de trabajo. Se la considera también efectiva contra las esporas inhaladas  en una situación GB.

La  penicilina es el fármaco de elección. La terapia antibiótica disminuye la gravedad  de la enfermedad en trabajadores que adquirieron el Ántrax a través de la piel.

Anteriormente se consideraba que el Ántrax inhalado era  casi 100% mortal a pesar de la terapia antibiótica, particularmente si el tratamiento se empieza después de la aparición de los síntomas. Un reciente estudio del Ejercito dio por resultado un exitoso tratamiento en monos con terapia antibiótica tras la exposición a las esporas. La terapia antibiótica comenzó un día después de la exposición. Este estudio implica que la terapia antibiótica puede ser útil en el escenario de GB si se comienza poco después de realizado el ataque. No existen evidencias de la transmisión persona a persona del Ántrax. La cuarentena para aquellos individuos infectados no es recomendable. Las esporas de Ántrax pueden sobrevivir en la tierra, agua y en otras superficies por muchos años. Las esporas solo pueden destruirse con esterilización con vapor o abrasamiento, pero no con  desinfectantes. Puede seguirle a la infección de poblaciones animales como ovejas y ganado vacuno, un ataque biológico con esporas. Los animales infectados pueden así transmitir la enfermedad a los huma nos a través de la piel, boca o nariz.

(*)  FUENTE: Revista Páginas de Salud, Septiembre de 2001.

Volver a Informes y Notas